Hace un año, fui elegido uno de los ASICSFrontRunner

Hace casi un año vi en un Twitter, que ASICS buscaba a embajadores de la marca para formar parte de un grupo de corredores llamado, ASICSFrontRunner. No me lo pensé ni un segundo, y rellené el cuestionario con todos los datos que me pedían.

Si soy sincero, cuando lo rellené, no avisé ni a mi mujer, ya que pensé que era muy difícil que entre tantísimas personas (al final fueron más de 4.000 solicitudes en todo el país) me eligieran a mi.

Expliqué mi pasión por el deporte, que desde los 4 años he jugado a fútbol, he hecho atletismo, soy preparador físico y estoy terminando la carrera de psicología… A una persona que, no solo se dedica al deporte, sino que lo he vivido desde muy pequeño, y siento una pasión desmedida por el, era el sueño perfecto, y encima, de una marca que siempre he admirado y es la marca de las zapatillas que llevo para correr desde hace 6 años.

Recuerdo que un viernes, recibí un e-mail que decía algo así: Albert, estás seleccionado entre los finalistas para ser un ASICSFrontRunner, el lunes, publicaremos en nuestra web y redes sociales los nombres de los seleccionados.

Madre mía, que fin de semana de nervios, bueno, es que yo soy así, muy impaciente… y el lunes, cuando me desperté fui corriendo a ver si ya habían publicado los nombres, y aún no lo habían puesto. Fui a trabajar y no paraba de darle vueltas a la cabeza, hasta que por fin, recibí un mail… Albert, has sido seleccionado entre más de 4.000 personas para ser uno de nuestros ASICSFrontRunner. Madre mia, que ilusión sentí! Bien!! Lo conseguí! A parte de las personas anónimas que iba a conocer (actualmente las considero grandes amigos/as mio) podía compartir entrenos y momentos con atletas a los que he admirado mucho como, Cesc Godoy, Maria Vasco, Juanen Vallés, Marcel Zamora, Pablo Villalobos, Amaya Samfabio etc… una pasada!

 

Hoy, un año después, puedo decir que aún siguen confiando en mi, y que sigo viviendo un sueño, el de poder compartir mi pasión por el deporte con una marca increíble!

 

Los sueños a veces se cumplen… seguimos! 🙂