¿Hay vida después de una hernia lumbar?

Cuando me detectaron hace año y medio la hernia lumbar en L4-S1, pensé que ya no había vida deportiva. Quizás fue porque el traumatólogo me dijo que era mejor que dejase el deporte, que no levantase peso, que incluso, no levantase ni a mi hijo! Iba a derrumbarme, a dejar de hacer lo que más me apasiona en el mundo… a dejar incluso mi trabajo, pero no, no fue así.

Después de un mes con mucho dolor, ya que me irradiaba en el nervio ciático, y a base de inyecciones de cortisona y demás cosas que me dieron, el dolor iba mejorando.

Después de indagar mucho sobre la lesión, hablar con compañeros de trabajo que también conocen la rehabilitación de una hernia y mi propia experiencia y sensaciones, he de decir que aunque no estoy al 100%, estoy consiguiendo correr 16km sin ningún tipo de dolor.

Debido a la recuperación que he hecho, puedo rehabilitar a clientes que tengo con la misma lesión, y los resultados son bastante favorables.

Ha habido muchos cambios en mi vida en relación a la técnica de carrera, al entrenamiento específico para fortalecer la zona abdominal y lumbar. Para mejorar mi fuerza en piernas, glúteo… y sé que ahora he de estirar muchísimo más que antes la zona afectada… así sí que puedo hacer una vida casi al 100% de normalidad.

Este fin de semana, si todo va bien, después de dos años volveré a competir, no será en triatlón, esta vez haré una trail de 10km cerca de mi Sitges natal.

Creo que sí hay vida después de una hernia lumbar, si la tratas bien, la rehabilitas, la entrenas y conoces cuál es tu límite… puedes hacer casi lo que te propongas.