Papis Triatletas

El pasado 13 de febrero y después de 38 semanas de espera, por fin fui papi. La emoción que tengo, evidentemente es máxima y las ganas de estar con el pequeño van a más.

la foto(15)Ahora llega el momento de pensar: ¿Cómo voy a conciliar mis entrenamientos con la vida del pequeño? Madre mía, pero si no tengo tiempo ni para dormir.

Creo que estos días de baja paterna me los tomaré con calma, disfrutando del peque y entrenando cuando pueda. Intentaré salir a correr cuando me lo permita y pedalearé en el rodillo mientras duerme un poco en el moisés cerca de mí.

Cuando vuelva al trabajo espero poder volver a la rutina de entrenamientos normal, por suerte, trabajo en un gimnasio y me resultará más fácil de lo normal. El entrenamiento del triatleta  es bastante complejo, el volumen puede llegar a ser muy grande y creo que dormiré un poco menos para sacar horas de entreno sin descuidar el descanso (básico y esencial si quiero mejorar en mis entrenamientos).

Espero poder seguir entrenando con normalidad lo antes posible y poder llegar al final de un triatlón o una carrera popular entrando con mi pequeño en brazos, sería lo más bonito que me podría pasar.