TITAN DESERT by GARMIN

Desde hoy quedan 66 días para que de comienzo una de las pruebas en bicicleta de montaña más duras y exigentes del mundo, la Titan Desert este año cumple su décima edición

El inicio de esta carrera fue en 2006, siempre durante la semana del 1 de mayo, haciendo que cada año compitan más y mejores profesionales del ciclismo de montaña.

Durante 6 días, todos aquellos aficionados al ciclismo, ya sean profesionales o aficionados deberán realizar unos 100/ 140 kilómetros ( dependiendo del día) por el desierto de Marruecos hasta completar los aproximadamente 700 kilómetros de carrera. Las condiciones evidentemente no serán favorables, ya que las altas temperaturas del desierto no serán gran ayuda para estos/estas grandes deportistas.  El recorrido de las etapas se avisa la noche antes de cada una de ellas. Un altísimo porcentaje (90%) del terreno de la carrera es de pistas pedregosas y arenosa, intercalándose con dunas y ríos secos, todo un espectáculo.

En todo momento tendrán asistencia para dormir, comer, asearse, puntos de hidratación, servivio de fisioterapia, asistencia mecánica etc. Durante una de las etapas, la “etapa maratón“, los participantes no dispondrán de ningún tipo de asistencia externa, haciendo aún más dura la prueba, pero a la vez, más intensa y más excitante, ¡todo un reto!

Pues bien, también es un reto para mí este año y no porque vaya a participar, ojalá, sino por que estoy entrenando a unos participantes de la prueba y os aseguro que están muy muy fuertes!

Cuando contactaron conmigo y me dijeron que iban a hacer la carrera y buscaban un preparador físico, no dudé en decirles que me encantaría asumir el reto y ayudarles con todo lo que estuviese a mi alcance. Viendo el volumen de entrenamiento que llevan, las cargas de los ejercicios, las horas de bicicleta y de otros tipos de ejercicio para mejorar otros aspectos físicos, me doy cuenta de la grandeza de esta prueba, y de la grandeza de estas personas que quieren ser finishers en una de las carreras más interesantes en la actualidad.

Por eso hay que seguir entrenando, hay se seguir soñando en ser finisher, hay que seguir con la ilusión de un campeón del mundo aunque no lo seamos, hay que seguir valorando cada instante de nuestro día a día y hay que seguir amando este deporte, un deporte que no genera mucho dinero como otros, pero que si fuese por su exigencia física y mental (y ahí puedo asegurar que es la gran clave del éxito)  se tendría que pagar como a los que chutan un balón o golpean una pelota con un palo de hierro.

Mucha suerte a todos/as.